''Lipoescultura sin cirugia'' - Ultracavitación en Rosario

Publicado en Notas de Interés el día 22/05/2012

La ultracavitación, también conocida como lipoescultura sin cirugía, es una técnica no invasiva para moldear el cuerpo y eliminar celulitis que logra resultados altamente satisfactorios en reducción de volumen y celulitis desde las primeras sesiones.

La ultracavitación es un método que se caracteriza por romper las difíciles estructuras de los depósitos grasos localizados. Estas zonas suelen ser resistentes a las dietas de adelgazamiento, dado su carácter de almacenamiento, y no son fáciles de eliminar tampoco a través del ejercicio o los masajes.

La cavitación consigue actuar sobre estas zonas, liberándolas de la grasa. Es un reafirmante muscular y moldeador del cuerpo que obtiene resultados en pocas sesiones.

"El tratamiento es tanto para hombres como para mujeres, obteniendo alrededor de la cuarta sesión resultados visibles en centímetros y en pérdida de peso lo cual permite que se incentive a mejorar la alimentación y comenzar alguna actividad física como complemento, para acompañar al proceso" consignó Carolina Sist, directora de Gia Spa.

Durante años se buscó la forma de destruir selectivamente las células grasas prescindiendo de todo acto quirúrgico. Todas las investigaciones realizadas se han basado en el uso del ultrasonido tratando de generar uno de sus efectos directos, denominado "cavitación", en el tejido graso.

La cavitación es un fenómeno físico basado en el efecto de los ultrasonidos en líquidos que provoca la creación repetida de microburbujas de vacío de gran tamaño, debido a la oscilación rápida de cambios de presión. Las ondas ultrasónicas convergen en el área objeto de tratamiento y se acumulan en un punto produciendo el efecto de cavitación, lo cual conlleva la rotura de las membranas celulares de los adipocitos permitiendo la liberación del contenido de los mismos (triglicéridos). Estas grasas liberadas son metabolizadas a través de un proceso metabólico y fisiológico natural, serán evacuadas por vías linfáticas y venosas y eliminadas finalmente con la orina.

El principio físico de la cavitación provoca la destrucción de la célula adiposa con la consiguiente transformación de la grasa en una sustancia líquida (diglicérido) que será eliminada a través del sistema linfático y vías urinarias.

Se aconseja una dieta hipocalórica y la ingesta de al menos dos litros de agua diariamente durante el tiempo que conlleva el tratamiento, dado que es una parte imprescindible para poder eliminar la grasa.

"Es un tratamiento efectivo, confortable, que permite que el paciente se relaje mientras se le está siendo aplicado. La única sensación que conlleva es un suave calor sobre la zona que se está tratando " explicó.

Normalmente los tratamientos duran 30 minutos. Los mismos se reparten en una sola área de trabajo: abdomen, glúteos, zona externa o interna de la pierna, rodillas, brazos, pantalón de montar.

Luego de cada sesión se complementa la ultracavitación tanto con drenaje linfático mecánico por botas de presoterapia, para ayudar a la eliminación, como con electroestimulación (ondas rusas) para ayudar a movilizar las grasas.

Permite resultados visibles a partir de la tercera sesión y con un efecto duradero. Se trata de un sistema que asegura eficacia y estabilidad a lo largo del tiempo.

www.giaspa.com.ar

 

Fuente: Diario La Capital - Suplemento Mujer